Las cinco del viernes

Ya es viernes, ya se me agotó la creatividad y ya se me cansó el corazón, así que mejor contestaré las 5 del viernes.


1. ¿Cual es tu ingrediente fundamental o preferido que le pones a prácticamente todas las comidas?
Ninguno, odio cambiar el sabor de la comida. A veces uso limón, pero muy de repente.


2. ¿Qué hora del día es la que prefieres para comer?
Un horario preferido para comer? Haha, no, simplemente, como dentro de "mis horarios"



3. ¿Cuál es tu plato favorito? ¿y el que más odias?
Favorito.- Camarones y pulpos (en casi todas sus presentaciones).
Odio .- Hígado encebollado y todas las víceras

4. ¿Qué comida o alimento es, para tí, el más afrodisíaco?
¿Cuenta el vino? Hehe... pues, el chocolate y el chamoy XD


5. ¿cual es tu especialidad culinaria (esto es, qué plato es el que mejor sabes preparar o el único que te sale comestible (precongelados y metidos en el microondas no sirven, señores míos)?
Mta... eso sí está difícil: Pues, el pollo en todas sus presentaciones (hago unas pechugas al chipotle y al mango buenísimas XD), una ensalada de espinacas con toronjas y unas galletitas de nuez y por supuesto, todo tipo de cafés, los cafés son mi especialidad definitivamente.

La llamada maldita

Hoy recibí una llamada que me dejó acongojada toda la tarde. Quien hablaba al otro lado de la línea era un viejo "amigo" con el que estuve saliendo un tiempo. La conversación fue más o menos así:

Él - Hola chiquita ¿cómo has estado?
Yo - Bien, bien ¿tú?
- De maravilla, deseando saber de tí.
- Ah, mira... Disculpa, pero ¿quién eres? -mentira vil, lo supe desde que contesté el teléfono, pero necesito tiempo para salir del shock.
- Pensé que me habías reconocido, soy José
- Ahh ¡Hooola! ¿Cómo te va? -maldito desgraciado ¿cómo crees que no te iba a reconocer, aún después de tanto tiempo de no hablar, reconocería tu voz aquí y en China).
- Bien, acordándome de tí. Tenemos rato de no hablar
- Bastante -Ahhh para ese momento yo ya deseaba sacarle los ojos, pasé de la impresión a la confusión, y en ese momento estaba en el rechazo.
- Qué rápido se pasa el tiempo ¿no?
- Demasiado -Sí, claro, para tí que no tuviste mi recuerdo en la cabeza a cada rato, para la parte que recuerda es más lento el paso del tiempo.
- ¿Cuánto tenemos de no hablar, chiquita?
- Mhm como 8 o 9 meses ¿no? -¡Fueron más de 10 bastardo!
- Sí, ya tiene rato ¿y de no vernos?
- Mhm ¿qué será? ¿Como un año? -¡Casi año y medio baboso!
- Sí, algo así ¿Cuándo nos vemos, linda?
- Haha ¿como para qué me quieres ver? No creo que sea buena idea.
- Te quiero enseñar algo
- ¿Qué? (Ahhh Josephine ¡cállate, no dejes ver tu interés!
- Mi nuevo carro.
- A menos que me lo vayas a regalar, no veo otra razón interesante para verlo.
- Mhm, no te lo regaló, pero podemos ir a varios lugares.
- No, gracias, paso -¿Acaso crees que soy bruta? Me engañaste una vez, ahora lo sé y no permitiré que vuelvas a hacerlo.
- Ay linda ¿por favor?
- Sabes que me choca que me digas así.
- Está bien chiquita, no te vuelvo a decir así ¿Cuándo nos vemos?
- No quiero verte.
- Pues, tal vez te convenza si te digo que este carro es especial. No se parece en nada a mis carros anteriores.
- ¿Te compraste un Lamborghini? Así sí me interesa verlo.
- Jajaja, no, no es un Lamborghini, es un Thunder normalito.
- Ahh, entonces sí paso.
- Pero no te he dicho por qué es especial: Mis carros anteriores tenían dos dueños, éste sólo tiene uno.
- ¿Qué? -Con ojos de plato y taquicardia- ¿Cómo? ¿Cuándo?
- Te cuento cuando te vea ¿Cuándo será?
- Debo irme -cuelgo el teléfono.

Fue mi deseo platónico mucho tiempo. Lo conocí en una cafetería a la que me gusta ir a escribir. Platicamos, intercambiamos deseos y teléfonos. Salí con él unos tres meses hasta que supe que estaba casado. Él ni siquiera intentó darme el pretexto trillado de "tenemos muchos problemas" o el de "estamos a punto de divorciarnos" y yo no sé si le estoy agradecida por no haberme dicho eso o si se lo reprocho. De cualquier manera, yo supe (de la misma fuente) que amaba a su esposa y que tenían un hijo, así que con todo el dolor y despecho de mi corazón, me alejé. No me dolió el alma, no lo amaba, ni nada por el estilo, más bien me dolió el ego.
Lo cierto es que, contrario a todo lo que me hubiera gustado sentir, saberlo divorciado me hizo desear verlo, oirlo y sentirlo de nuevo.


Las cinco del viernes

Las cinco del viernes ahora sí vienen en viernes.

1. ¿Estás atado al reloj o el reloj está atado a tu muñeca?
Desafortunadamente, estoy atada al reloj.

2. Si pierdes tu agenda, ¿olvidas incluso la hora a la que tienes que desayunar?
No, hasta eso tengo buena memoria.

3. ¿Te entra el pánico si se te acaba la batería del móvil? ¿Miras la pantalla cada hora para ver si tienes
mensajes?
No, ninguna de las dos

4. ¿Miras los e-mails más a menudo que el correo que trae el cartero?
Haha, sí, a cada rato estoy checando mails

5. ¿Sigues recordando que la información de internet alguna vez estuvo escrita en libros (con páginas y todo eso)?
Por supuesto, me encanta leer. Soy de ese tipo de niña "rara" que prefiere comprarse un buen libro que un buen lipstick o un buen blush.

El mugre Tag-board

No sé qué demonios traen los del tag-board pero, no sólo en mi página, si no en varias, no se puede mostrar. Estoy tratando de ver cómo le hago para cambiarlo (por uno de miarroba) así que mientras lo averiguo, ustedes disculparan mis posts incoherentes.

Las cinco del viernes... en jueves

Pues, sé que se supone que es en viernes, pero hoy no puse nada coherente, y las preguntitas me agradaron, así que aquí les van las 5 del jueves... mañana pondré las del viernes



1. Tus cinco palabras predilectas.
Libertad
Fortaleza
Seguridad
Exito
Perseverancia


2. Tus cinco canciones para enamorar.
Te doy una canción
Unforgetable
Iris
Canção do mar
Total eclipse of the heart Ya sé que son del año del caldo, pero pocas son tan pegadoras

como las viejitas
3. Tus cinco trabajos soñados.
Literata con talento
Historiadora
Arqueóloga de una excavación en México
Analista Política (llevandome de calle a Lorenzo Meyer y a Dennisse Dresser)
Defensora de la flora y fauna salvaje


4. Tus cinco acciones para evadirte.
Leer
Oir música
Escribir
Dormir
Caminar por la noche


5. Tus cinco objetos codiciados.

Un dije en forma de corazón que me regaló mi papá cuando cumplí 12 años
Un collar de perlas que me regaló mi mamá cuando cumplí 15

Un libro dedicado que me regaló un gran amigo.
Un anillo que me regaló mi abuela y de los que sólo existen 7, uno de ella y los otros para todas las nietas.
Una llave que me dió Francisco.

El sadismo del amor

Es jodidamente difícil querer tener a alguien cerca y no poder, pero es peor no saber qué diantres harán para volverse a ver.

Sé justo lo que quiero ahora. En este momento quiero tenerte a mi lado, poder ver tus ojos húmedos y probar el aroma de tu cuerpo que tengo casi olvidado.


Las distancias entre dos personas que se desean no están bien vistas por el amor, a quien no le parece nada simpático que un par de enamoradizos mal encausados estén suspirando por doquier. No se trata de que al amor no le agrade enredarse con personas que viven alejadas, al contrario, creo que lo encuentra lo realmente inspirador, el verdadero problema radica en que el amor es toda una drama queen, porque, por muy fuerte que el sentimiento entre esas dos personas sea, siempre habrá una parte de ellos que sufra mientras la otra disfruta. Me explicaré mejor, porque temo haberlos enredado demasiado: Las personas que se aman a distancia sufren la lejanía el tiempo que dure la relación, pero al mismo tiempo disfrutan de ese amor. De ahí concluimos que el aliciente por excelencia del amor es el sufrimiento.

Es por eso que no se puede resistir un amor a distancia, aún a sabiendas de que no podremos ver a esa otra persona todo el tiempo que nosotros queremos. Esa pequeña tortura es el cimiento de la relación.


¿Qué importa que tenga matices sadomasoquistas si tú también los tienes?

La vecina rarita

Pues, sí, resulta que entre mi colección de vecinos tengo una vecina bastante rarita. Imaginen ustedes una niña de 11 años, pseudo darketa (porque lo único que hace es vestirse de negro) con un piercing en la lengua y otro en el ombligo, con un asomo de bubbies que ella siente que son triple D y con dientes chiquitos, casi casi de leche.

Ahora imaginense a esa misma niña tratando de ser una femme fatale, usando un escote todo pujaro e intentando seducir a mi otro vecino (de 15 años) que es igual de rarito que ella.

Eso no es lo cagado, eso es sólo medio bizarro, lo verdaderamente cagado es que me los encontré fajando en un "trío de tres" con otra vecina.

Chinga, yo a esa edad no sabía de los malditos tríos, y esta los practica casi casi junto a mi carro : (

No cabe duda de que la humanidad va cada vez más adelantada.

Conocernos mejor II


Pues, es hora de seguir con el destape, así que, a lo que voy:


*Me encantan las galletas Chisp Ahoy con salsa valentina.
*Todo prekinder, kinder y prepri mi mamá recibió recados de las maestras porque me mandaba despeinada a la escuela, lo que las maestras no sabían era que mi mamá me peinaba, pero en cuanto entraba, me quitaba la mugrosa cola de caballo que me hacía ojos de china.
*Una de esas veces en las que me peleaba a matar o morir con mi hermana le arranqué un cuerito que llevaba en el cuello y le dejé las marcas como por dos semanas.
*Mi primer muñeco fue un pollito que me dieron al nacer y lo conservo hasta hoy, se llama "pollito" (me quebré la cabeza, no?)
*Una vez le pegué en la nariz con una pelota de basket a una tipa que me estaba molestando. Alegué que se me había ido la bola, ella hasta la fecha tiene el tabique desviado.
*Mi primera pinta fue en primero de secundaria, me fui a Six Flags (en ese tiempo Reino Aventura) con mis amigas, eso sí, le avisé a mis papás, algo realmente fundamental si tomamos en cuenta que en mi escuela hablaban por teléfono a los papás si no ibas a clases. : (
*Conocí a Francisco (el amor de mi vida adolescente) cuando era novio de una de mis mejores amigas.
*Francisco la tronó y empezamos a salir, no sin antes consultar yo con mi amiga si podía o no.
*Me encantan los hombres mayores.
*Mi nieve favorita es de maracuyá y mi helado favorito es de pistache.
*Soy adicta al café.
* Gastritis, colitis, úlcera gástrica, principios de esófago de barret, hernia hiatal, ustedes escojan, todas las tengo, pero eso no ha impedido que siga tomando café.
*Una vez perdoné una infidelidad, aun cuando había dicho que jamás toleraría una, lo hice.

Eso último me recuerda la cancioncita de "y sin embargo te quiero".